Live as if it were the last day


No sienten que de repente pasan días que no sabemos el porque de las situaciones, simplemente las vivimos y bueno que pase lo que tenga que pasar.

Normalmente ese tipo de situaciones sirven para dos cosas: Enseñarnos que no tenemos nada escrito ni asegurado en la vida, y a no aferrarnos a nada.

Creo que la vida pasa como tiene que pasar y que se acaba por una razón en particular y bien importante, se las diría, pero afortunadamente no se me ha acabado así que no sé.

Digo esto porque justamente los viajes hacen que uno reviva, porque no nos damos cuenta pero muchas veces estando tan inmersos en el ajetreo y las prisas de la ciudad, nos parecemos más a una ciudad de zombies que a una ciudad que vive. Es por eso que dije, "ok, vamos a respirar. Hoy es un día especial porque estoy vivo, porque estoy respirando, tocando y saboreando" y así me fui al pueblo "El Oro" en el Estado de México. 

Fue totalmente de 1 día, porque no esta lejos de la Ciudad de México, y he ser sincero, no soy muy fan de los pueblo, y no en el mal sentido, sino que yo crecí en un pueblo, entonces todo lo que se admira y se ama de los pueblo, yo ya lo sé y lo amo. Pero en fin, iba a distraerme, iba a ver otras cosas, etc. 

El respirar oxigeno limpio, sentir como pasa de la nariz a tus pulmones y que sientes que va directo, arrastrando toda toxinas que traes de la ciudad es bastante gratificante. Sentir la amabilidad de las personas, y el sazón de la comida es sin duda de las mejores cosas.

Si tienen oportunidad de salir, no importa a donde, solo salir de la rutina siempre será para bien. Y este post era para eso y también para compartirles algunas de las fotos que me tomaron jajajaja #PorqueBlogger











************************************************************************************

SI TE GUSTÓ NO OLVIDES SEGUIRNOS EN NUESTRAS REDES Y COMPARTIR
Twitter  /  Facebook  /  Instagram


You May Also Like

0 comentarios

Con la tecnología de Blogger.