¿Por qué hacer ejercicio con música es un MUST?


Todos tenemos una playlist predilecta para cuando vamos camino al trabajo, otra para trabajar, y otra para el gym, obvio. Incluso si no tienes una, seguro que has visto a otras personas que corren o se ejercitan con sus audífonos bien puestos. ¿Sabes por qué nos encanta la música para entrenar?

La música es tan importante como tus tenis al entrenar, es una excelente fuente de motivación, inspiración y distracción— todo esto contenido en una lista de reproducción. A muchos de nosotros nos encanta hacer ejercicio al ritmo de la música, porque nos ayuda a sentir que reduce el esfuerzo y aumentar nuestra resistencia.

Durante los últimos 20 años, Costas Karageorghis, un psicólogo deportivo de la Brunel University de Londres, es uno de los principales expertos del mundo sobre la psicología de la música en el ejercicio. Él escribió que se podría pensar en la música como "un tipo de droga legal para mejorar el rendimiento”— sí, droga dije.

Pero no basta con incluir todo el disco de Lady Gaga para conseguir este efecto. A la hora de hacer tu playlist debes considerar los recuerdos, las emociones y las asociaciones que surgen con diferentes canciones. No te sorprendas si tu entrenas con reggaeton  a todo lo que da, mientras el chico de a lado trae rock súper hardcore, lo importante es que a ti te mueva y te motive.

Ve pensando en esa lista, mientras te cuento los beneficios de entrenar con ella:En un reciente estudio, se demostró que las personas que completaron un ciclo de ejercicio al ritmo de su propia música requerían 7% menos oxígeno, en comparación con aquellas personas que entrenan sólo con la música de fondo del gimnasio.


La distracción es una de las explicaciones. El cuerpo humano está constantemente monitoreando  tu actividad física. Después de un cierto período de ejercicio la fatiga física comienza a hacerse latente. El cuerpo reconoce todos estos signos de niveles de esfuerzo extremos, cansancio en los músculos, el corazón se agita, un aumento de sudor— o sea, tu cuerpo decide que necesita un break. Bueno, pues al escuchar música, ésta compite con esos signos de fatiga para obtener la atención consciente del cerebro, lo logra y la fatiga disminuye hasta un 15%.

La música también aumenta la resistencia por mantener a la gente en un estado constante en el que se experimentan emociones fuertes— como si no se nos diera a nosotras eso de ser emocionales. 

Escuchar música es una experiencia increíblemente agradable, porque es cierto que algunas canciones en específico son capaces de abrir las compuertas mentales con que las muchas veces podemos cambiar nuestras emociones y pasar de triste a feliz en un instante. Entonces, lo que era un “no tengo ganas de entrenar hoy”, se vuelve en un día de entrenamiento duro luego de escuchar un par de canciones.


Así que antes de ponerle play a Spotify en la primer lista que encuentres, mejor tómate el tiempo de hacer una buena selección de música que te prenda— es un verdadero impulso, porque podemos motivarnos a nosotras mismas un poco más allá con sólo un play. La música ayuda a aumentar tu disfrute del ejercicio, volviéndolo un placer más que una tarea.


NO OLVIDES SEGUIRNOS EN NUESTRAS REDES Y COMPARTIR
Twitter  /  Facebook  /  Instagram

0 comentarios:

Publicar un comentario

My Instagram